Osteopatía

La osteopatía es un conjunto de técnicas manuales empleadas para aliviar numerosas dolencias mediante la búsqueda de la recuperación del equilibrio orgánico. Intenta corregir los desequilibrios creados, para reestablecer la armonía y reequilibrar las tensiones; detecta las áreas de disfunción y restaura el correcto funcionamiento del organismo a través de la estimulación de las capacidades de recuperación y de autocuración del cuerpo. Puede ser aplicada a pacientes de cualquier edad y es totalmente complementaria a otras profesiones sanitarias como la fisioterapia, la odontología y la medicina convencional. Tal disciplina no se ocupa exclusivamente del tratamiento del sistema neuro-músculo-esquelético, cráneo-sacral y visceral, sino que resulta ser una válida contribución en la prevención y el mantenimiento del estado de salud. Su valor terapéutico no sólo está demostrado por la afectación del paciente, sino también por las crecientes evidencias científicas.

Beneficios de la Osteopatía

La osteopatía con respecto a otras terapias ofrece mínima intervención. La medicina osteopática analiza el posible origen de una dolencia y estudia su evolución. Con esta información, se puede paliar la dolencia eliminando la causa que la origina, sin técnicas tan invasivas o agresivas (como la aplicación de fármacos) y de esa manera fomentar la capacidad de autocuración del propio organismo. Está demostrado que el cuerpo humano es capaz de curarse por si mismo ante determinadas patologías, mecanismos lesionales y agresiones externas. Por ejemplo, es capaz de cicatrizar sus heridas, recuperarse ante procesos gripales eliminando agentes infecciosos, soldar fracturas óseas, etc. La osteopatía ayuda con sus técnicas a que el cuerpo se cure más rápido de la lesión o problema de salud.

La Osteopatía se basa en:

  • Se trabaja el cuerpo de forma global, puesto que cada una de las partes están interrelacionadas entre sí

  • La estructura gobierna la función, de manera que es importante tratar las posibles alteraciones en los tejidos o articulaciones para mejorar la funcionalidad de éstas

  • Se actúa para que se de una autorregulación del propio cuerpo, respetándose la capacidad del éste para autosanarse. Simplemente lo ayudamos a recuperar la estructura alterada y la funcionalidad, teniendo en cuenta que el cuerpo tiende a equilibrarse

  • La herramienta principal son las manos del terapeuta. Para llevar a cabo el tratamiento primero se evalúa la situación de cada paciente, a continuación, se realiza el tratamiento osteopático conveniente y, por último, se concreta un seguimiento

  • Además de las técnicas manipulativas existen numerosas técnicas osteopáticas encaminadas a recuperar la alteración de la estructura y la funcionalidad