Fisioterapia deportiva

La fisioterapia deportiva es una rama de la fisioterapia, que va dirigida a toda persona que practique deporte habitualmente, tanto si es un deporte de base, amateur, de salud, de élite o alto rendimiento. La fisioterapia deportiva consiste en realizar un trabajo preventivo y/u otro de recuperación de lesiones.

¿En qué consiste el trabajo preventivo?

Consiste en mejorar y trabajar la condición muscular del deportista, evitando las sobrecargas y corrigiendo el mal gesto deportivo. Se trabaja la musculatura con masaje deportivo para descargar o tonificar, según se encuentre en ese momento el deportista. Los beneficios que se obtienen de un trabajo preventivo son múltiples, principalmente, evitar el riesgo de lesión, mejorar el rendimiento deportivo, aumentar la elasticidad muscular, obtener mejor adaptabilidad a los esfuerzos y mejorar el estado anímico y psicológico del deportista.

¿En que consiste la recuperación de lesiones?

La recuperación de lesiones consiste en una planificación de los entrenamientos, ejercicios de estabilidad articular, trabajo de propiocepción, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento. También se marcan unas pautas de conducta al deportista, que debe de seguir para facilitar su recuperación. El objetivo principal es recuperar la lesión en el menor tiempo posible con toda su funcionalidad. La vuelta a la actividad del deportista se produce de manera progresiva: primero se realizan ejercicios analíticos, se sigue con otros que requieran más esfuerzo y, por último, ejercicios que simulen el gesto deportivo. El hecho de querer ir más rápido que los tiempos anatómicos de recuperación, puede aumentar el riesgo de sufrir una posible recaída.

La recuperación de lesiones se realiza mediante agentes físicos tales como, cinesiterapia, electroterapia, termoterapia, crioterapia, hidroterapia, vendajes funcionales, vendaje neuromuscular, punción seca, entre otros.

¿Qué lesiones se tratan en la fisioterapia deportiva?

Son muchas las lesiones que se tratan en fisioterapia deportiva:

  • Tendinitis/ tendinosis (manguito rotador, rotuliano, Aquiles, etc)

  • Meniscopatías, condromalacia rotuliana…

  • Esguinces tobillo, ligamentos laterales de la rodilla, cruzados, esguince de muñeca, entre otros

  • Lesiones musculares, rotura de fibras, contracturas, puntos gatillo, etc

  • Osteopatía de pubis